Avería gruesa: Seguro de transporte marítimo

Avería gruesa: Seguro de transporte marítimo

Para ponernos en contexto, el seguro de transporte marítimo está dirigido a los interesados en resguardar el viaje de las mercancías, mediante contratos de seguros, que se adaptan perfectamente a la multitud de circunstancias y matices que pueden caracterizar un transporte internacional de mercancías.

Las coberturas de los seguros de transporte marítimo de mercancías alcanzan una importante variedad de riesgos, más allá de los más evidentes, como pueden ser los derivados del naufragio, embarrancada del buque o el incendio. Entre uno de esos riesgos importantes está la avería gruesa el cual ocurre cuando, y solamente cuando, se ha hecho intencionada y razonablemente un daño o sacrificio extraordinario para la seguridad común, con el objetivo de preservar de un peligro mayor las propiedades comprometidas en una aventura marítima común. Es decir, consiste en un sacrificio de mercadería o gasto extraordinario necesario para evitar un daño mayor al ocurrido y debe darse imprescindiblemente bajo tres condiciones:

⬇

1. Que el hecho sea voluntario.

⬇

2. Que sea necesario.

⬇

3. Que se lleve a cabo con éxito.

De realizarse lo anterior, todos los bienes que resultaron beneficiados con el sacrificio, incluso la embarcación, deben participar en forma proporcional a su valor en el pago de los gastos y pérdidas incurridas. Además, es importante notar que la orden de sacrificar mercadería debe ser ejercida por el Capitán o la figura que esté a cargo en la ausencia del capitán, ya que de ser ejecutada por otra persona sin autoridad para autorizar dicha acción, la póliza no podrá cubrir los daños.

Para ilustrar la definición de avería gruesa veamos el siguiente ejemplo:

Un buque con carga sobre cubierta se encuentra en medio de un temporal que pone en peligro la seguridad de todos a bordo y de la mercancía. El capitán da la orden de arrojar al mar parte de la carga para proteger al buque del naufragio.

Para resarcir el daño de los contenedores que fueron sacrificados se hará de la siguiente manera: los propietarios de los contenedores no perjudicados deberán cubrir parte de los daños a través de sus respectivas pólizas y el propietario perjudicado, es decir, el dueño de los contenedores que fueron sacrificados, deberá soportar una parte de la pérdida al mismo tiempo que su seguro se encarga de indemnizar según el límite establecido.

Resumiendo, la pérdida que es compartida a partes proporcionales entre todas las figuras involucradas y con un interés financiero en el viaje.

Si usted es un importador/exportador, es recomendable que se cuente con esta cobertura dentro de la póliza de transporte marítimo y poder contar el respaldo de diferentes actores en caso de producirse un siniestro.

 

Por Paola Mazariego
Ejecutiva Comercial Pymes
Tecniseguros El Salvador

.

.

.