Dos pólizas parecidas, pero necesarias: Fidelidad / Dinero y Valores

Dos pólizas parecidas, pero necesarias: Fidelidad / Dinero y Valores​

Dentro de las pólizas patrimoniales es necesario incluir coberturas para reguardar dinero y/o bienes de actos delictivos en contra de la compañía. Además, se sabe que estos siniestros pueden ocurrir a manos de terceros o empleados y es precisamente aquí donde radica la diferencia entre las pólizas de fidelidad y dinero y valores.

En primer lugar, una póliza de fidelidad cubre pérdidas de bienes, dinero u otra mercancía pertenecientes al asegurado sobre los cuales tuviere algún interés pecuniario o fuese legalmente responsable resultado un acto deshonesto cometidos por colaboradores.

Tales actos pueden ser cometidos personalmente por el empleado o en confabulación con un tercero ajeno a la empresa o una persona al servicio del asegurado. En resumen, dicha póliza ampara al asegurado ante una infidelidad cometida por un empleado. No hay que olvidar que es necesario verificar si la cobertura se extiende a empleados subcontratados.

Ahora bien, cuáles pueden ser algunos ejemplos de actos de mala fe que estén cubierto por la póliza de infidelidad:

1_safe

Cobertura de daños a bienes muebles e inmuebles.

1_robber

Robo y/o hurto de dinero resguardado en horas hábiles y no hábiles.

1_inventory

Pérdidas de inventario.

1_bank check

Falsificación de cheques o instrumentos.

En segundo lugar, la póliza de dinero y valores cubre la pérdida de dinero en efectivo y/o valores como resultado de actos delictivos en contra del asegurado. La cobertura pude ampliarse a daños en cajas de seguridad, cajas fuertes o bóvedas afectadas por el afán de abrirlas y ampara lo bienes mientras estén en tránsito bajo la custodia del asegurado o de un empleado.

La pérdida de dinero en efectivo y/o valores puede ocurrir bajo las siguientes circunstancias:

  • Robo y/o hurto con violencia
  • Asalto
  • Atraco

El alcance de cada una las convierte en pólizas complementarias, por lo tanto, imaginemos un escenario como el siguiente:

“Se extrajeron $10,000 en efectivo de una caja de seguridad durante la noche. Se identifican dos sujetos como los perpetradores del robo en las cámaras de seguridad, por lo que el asegurado se contacta con su asesor de seguros y a la compañía aseguradora para iniciar un reclamo amparándose en la póliza de Dinero y Valores”

La aseguradora hará una investigación del incidente como parte de los procesos que se llevan a cabo para poder indemnizar al asegurado. Para sorpresa de todos los involucrados, el delito fue cometido con ayuda de un empleado de la compañía ya que propició información sobre la ubicación de la caja de seguridad y la cantidad de efectivo que había dentro de la misma, es decir que hubo infidelidad por parte de un colaborador; por lo tanto, se le informa al asegurado que la indemnización no procede ya que su paquete de seguros no cuenta con cobertura por deshonestidad de parte sus empleados y la póliza de Dinero y Valores no puede ser utilizada en este caso porque el delito fue cometido por terceros ajenos a la empresa en complicidad con un empleado al servicio del asegurador.

El ejemplo anterior ilustra la complementariedad de ambas pólizas, es por esto que se recomienda incluirlas en lo paquetes de seguros de daños (Todo Riesgo e Incendio, Incendio y Líneas Aliadas), para garantizar una cobertura integral de los bienes.

Por Paola Mazariego
Ejecutiva comercial Pymes
Tecniseguros El Salvador.